SOMOS AGUA

13.06.2017 11:57
Definitivamente ya nos hemos quitado el sayo. El verano está aquí y con él la QH, la Purito, la Tondo… y tantas otras pruebas ciclistas amateur competitivas o no para las que nos hemos preparado o estamos preparando.
 
Es el momento de escribir sobre la última moda que surgió en invierno sobre el nuevo “milagro” para lograr optimizar el rendimiento usando la “Deshidratación”. Sí, sí… has leído bien.
 
Si no conocías esta nueva moda te la explicamos y damos las claves de por qué es una barbaridad pensar si quiera en llevarla a cabo. Y si ya te lo has planteado: ¡POR FAVOR! Vuélvelo a pensar con los datos que te damos.
 
Insistimos siempre que nuestra labor divulgativa está enfocada en los deportistas amateur. No son comparables las circunstancias, entorno, necesidades, capacidades o recursos de un deportista profesional con uno aficionado. Es muy divertido jugar a ser deportista. Pero es un juego. Y la vida de los deportistas aficionados es mucho más que eso.
 
Dicho lo cual. En primer lugar: 
Somos agua. 
Algunos ejemplos: El agua es el lubricante en la mayoría de los procesos del cuerpo, desde la digestión, hasta los ojos, pasando por cada una de las articulaciones, etc. Además es a través del agua que nuestro cuerpo regula la temperatura. Es también el agua un potentísimo eliminador de toxinas. ¿Algún ejemplo más? El 92% del agua de nuestro cuerpo se concentra en la sangre y los pulmones. Y es que es imprescindible para poder transportar los nutrientes.
 
Sin necesidad de entrar en más detalles técnicos y sólo con los pocos ejemplos mencionados podemos ser conscientes de lo absolutamente peligroso que puede ser jugar con el correcto equilibrio de la hidratación de nuestro cuerpo.
 
Pues bien, surgen en diciembre una colección de artículos en un montón de medios distintos, especializados o no, donde se narra y sólo por encima lo que sigue:
 
Cita elegida al azar entre ellos: El País digital, Madrid, 5 de diciembre
El Sky quiere a Froome sediento en el Tour
Roger Palfreeman, médico del equipo británico, proclama que la deshidratación funcional ayuda a mejorar el rendimiento
(…) “Y perdiendo dos kilos en unas horas un día de montaña del Tour, Froome es capaz de ascender el Alpe d’Huez en 47s menos, lo que no es poco teniendo en cuenta que en 2015, por ejemplo, ganó el Tour solo por 72s. Y dos kilos los puede perder mediante una deshidratación controlada, funcional, bebiendo menos de lo que cierta lógica exigiría”.
(…) La simpleza de la proposición de base presupone, también llevando la contraria a la creencia general, que con una deshidratación del 3%, la necesaria para perder dos kilos, no se produce un descenso en el rendimiento. Y una serie de premisas que Palfreeman desgranó en su presentación, en la que habló de cómo los deportistas pueden aprender a tolerar las sensaciones de beber menos de lo que les pide el cuerpo para que no afecte a su rendimiento. “La hidratación óptima no es la hidratación equilibrada”, dijo.
(…) Palfreeman, médico en su tiempo también del equipo BMC y de la Federación Británica de Ciclismo, propugnó que había que tener a los corredores desinformados de su estado de hidratación para eliminar pensamientos negativos y recomendó enjuagues bucales con mentol para engañar a la sed y generar una sensación de frío. A este proceso lo denominó “entrenamiento de la percepción térmica”, e incluye también, según Palfreeman, medicación con paracetamol, que ayuda a alterar la percepción térmica y tiene efectos analgésicos, y del antidepresivo Wellbutrin (bupropión), que mejora el rendimiento a 30 grados. (…)”
 

BUENO, VAMOS POR PARTES:

1.- Reiteramos: No son comparables las circunstancias, entorno, necesidades, capacidades o recursos de un deportista profesional con uno aficionado.
 
2.- Siendo que es obvio e innegable que la práctica de un deporte concreto requiere un estado de forma física determinado, no es el peso en si, es decir la masa, sino cómo se reparte esa masa en nuestro cuerpo, es decir: los porcentajes de masa muscular, de grasa corporal, visceral, etc… Eso es lo que determinará nuestro rendimiento. 50 kg en la báscula con una masa muscular pobre y débil NUNCA tendrá más rendimiento que 60 kg de músculos fuertes, hidratados y elásticos.
 
3.- El estado de forma que adquiere un profesional del deporte NO ES SALUDABLE. Por citar la frase de Palfreeman “La hidratación óptima no es la hidratación equilibrada” constata esta idea. No se busca la salud, bienestar, seguridad. Se busca rendimiento. Son deportistas profesionales y así como los albañiles, los mecánicos o los mineros viven a diario con riesgos importantes en sus trabajos, los deportistas también. Para ellos es un trabajo, es su vida. Para los aficionados, sólo es una parte de la nuestra. 
 
4.- La obsesión con el peso en un deportista amateur conlleva irremediablemente a la frustración. El bienestar físico, el estado de forma óptimo, pasa inexorablemente por el equilibrio entre pérdidas e ingestas de agua tanto en el beber como a través de una nutrición adecuada rica en frutas, verduras, caldos, sopas, infusiones… La nutrición, y en concreto la hidratación, incide particularmente en nuestro cerebro y por ende en nuestro sistema nervioso y emocional. 
No deberíamos olvidar la importancia incontestable de este ítem en nuestro rendimiento y bienestar en la búsqueda de un número irreal y descontextualizado en una báscula. Veáse el ejemplo de Juliene Absalon, ciclista profesional que todos y todas conocemos que además de un “profesional” en toda la amplitud de la palabra, amar la BTT hasta el tuétano, ser extraordinariamente competitivo y haber aprendido y evolucionado poco a poco para ir siempre a por más y más rendimiento y logros, tiene muy claro que aunque tenga casi obsesión con la cantidad y tipo de pan en las comidas y coma básicamente pastas y ensaladas, no pasa por el aro de las pastas limpias, si no que come con naturalidad la salsa de tomate y lo que haga falta. Y es que en el equilibrio está la virtud. Y Absalon no es precisamente sospechoso de ser deportista mediocre. Antes al contrario, su seguridad, constancia, pasión y equilibrio emocional y físico le ha llevado a ser uno de los mejores bikers de la historia de este deporte. 
 
5 (Y BÁSICO EN ESTE ARTÍCULO CONCRETO).- La deshidratación o “entrenamiento de la percepción térmica” que menciona Palfreeman conllevaría, si es que realmente fuera posible o sirviera para algo (que no), un periodo de entrenamiento o preparación del cuerpo a trabajar deshidratado, esto es, bajo unas premisas perjudiciales. Y cuando decimos perjudiciales es porque la deshidratación conlleva irremediablemente:
    - Infección del tracto urinario
    - Formación de cálculos renales
    - Problemas dentales
    - Trastornos broncopulmonares
    - Estreñimiento
    - Dolores de cabeza
De hecho en el momento de la realización de un esfuerzo físico, hay altísimos riesgos de: 
    - confusión
    - fatiga
    - somnolencia
    - aumento exponencial del riesgo de caídas 
Y una CARENCIA ELEVADA de agua puede llevar (y lleva más a menudo de lo que pensamos) al colapso e incluso a la muerte.
 
Un ejemplo más de la incongruencia que suponen este tipo de prácticas: Es inaudito que los mismos deportistas aficionados que gastan un dineral en distintos productos químicos para “mejorar” el estado de forma, el trabajo durante y después el esfuerzo, etc. entre ellos las sales minerales  a la vez se planteen la posibilidad de jugar con la hidratación corporal de cuyo correcto equilibrio por ejemplo entre el agua extracelular e intracelular, depende que nuestro cuerpo no pierda las sales que se encuentran precisamente disueltas en esa agua.
 
Os invitamos a reflexionar sobre este tipo de ideas, su divulgación irresponsable en redes sociales, grupos de whatsapp o grupetas… Es probable que para nosotros y nosotras un determinado tiempo o una determinada marca en una carrera, marcha, prueba, sea muy importante. Y se puede llegar a ella desde muuuuchísimos caminos racionales, en Rcr19 lo sabemos bien. El trabajo, el entrenamiento, el cuidado de los detalles… Pero ojo con poner en riesgo la salud. Algunas posibles “lesiones” son irrevocables y otras, incluso, pueden mermar, no sólo nuestra capacidad deportiva, si no vital. Y vida sólo hay una. Disfrútala, extráele todo el jugo, también a través de la actividad física y el deporte, pero no para ello la acortes o la mermes. Luego, no habrá marcha atrás. 

www.rcr19.es
infórmate sin comopromiso en 626.40.15.03