SOBRE LOS GADGETS EN EL ENTRENAMIENTO

05.02.2018 10:11
 
Dice Jim Vance que “no hubo ningún mágico juego de ruedas, cuadro o casco aerodinámicos, par de zapatillas de correr o traje de neopreno innovador que cambiara el hecho de que lo que establecía toda la diferencia el día de la prueba era lo bien que me entrenaba a diario” y aun así hace una defensa a ultranza de la tecnología en el entrenamiento. ¿Por qué?
 
Pues porque sí, la tecnología es una aliada y hoy tenemos a nuestra disposición grandísimas ayudas para poder controlar nuestro rendimiento y entender cómo estamos, cómo entrenamos e incluso el proceso  en el que asimilamos ese entrenamiento o el camino que lleva nuestro rendimiento. Incluso el monitorizar nuestros esfuerzos y resultados puede permitir prever problemas físicos y/o de salud. 
 
Ahora bien, en el mundo del consumo, la publicidad y el quiero todo y lo quiero ya nos hemos visto envueltos en compras quizás innecesarias para nuestras circunstancias o metas (y muchas veces, aunque parezca increíble, perjudicial para la economía personal o familiar). 

En este artículo vamos a profundizar sobre los gadgets tecnológicos que se han vuelto parte imprescindible en el paisaje deportivo actual y no hay bicicleta o deportista que no lleve una o varias cintas conectadas a uno o varios cacharritos.
 

Normalmente encontramos cuadros con modelos, marcas y comparativas muy interesantes. De eso el mundo de las publicaciones deportivas está lleno. Nosotros vamos a optar por variar esa idea y explicaremos a continuación como interpretar o qué priorizar de esas comparativas ya que no hay un gadget mejor que otro si no tantas opciones como deportistas:

 

 

Tres conceptos a tener en cuenta:

FC: Frecuencia cardíaca. Este parámetro se basa en pulsaciones por minuto. Te servirá para conocer las zonas de tu ritmo cardíaco con el fin de mantener la conciencia sobre la intensidad a la que estás exponiendo tu organismo. Este parámetro varía según el atleta, la época de año, las circunstancias puntuales. Tu entrenador, que te conoce, podrá indicarte como trabajar con ella o comprender las señales que este parámetro te da respecto a tu estado de salud o tu nivel de rendimiento. Para monitorizar este parámetro se utiliza el pulsómetro. 
 
PW: La potencia en vatios. Este parámetro se define como la cantidad de trabajo efectuado por unidad de tiempo, en una bicicleta significa más concretamente con cuanta intensidad presionas sobre los pedales y a qué velocidad los haces girar. Este parámetro se monitoriza con el potenciómetro.
 
RPM: La cadencia representa la velocidad a la que haces girar los pedales o los brazos de las bielas al aplicar la fuerza y se mide en revoluciones por minutos. Este parámetro se monitoriza con el cadenciómetro.
 
La utilización de este tipo de gadgets puede ser efectiva en el entrenamiento si sabemos cómo utilizarlos pero SOBRETODO COMO COMPRENDERLOS. 
 
Poder distinguir por ejemplo las zonas de trabajo, los tempos, la cantidad adecuada de sobrecarga ayuda a diseñar con tu entrenador correctamente la estrategia y plan más eficiente. Eso es obvio e incontestable. 
Pero en el caso del deportista amateur que compagina deporte con trabajo, familia, etc. sería muy inocente pensar que esos parámetros pueden marcarnos el camino al éxito ya que nuestro día a día incluye muchísimos más estímulos, exigencias físicas y emocionales, imprevistos… que exclusivamente los propios de la preparación física o un cuadro de medias. 
 
¿Está bien tener pulsómetro, potenciómetro o cadenciómetro? Claro. Y tener las bicicletas y el camión del movistar y el equipo de masaje, fisioterapia y el de psicología deportiva. Pero en el deporte amateur muchas veces, muchísimas, aquello que algunos de estos complementos puede aportar no va a servir para mejorar en la medida o en los parámetros que pretendemos con su adquisición.
 

Básicamente sirven en muchas ocasiones para conocer determinadas zonas con las que trabajar y para ello se necesitan conocer ciertos conceptos con una profundidad que sólo la formación, la profesionalización y la experiencia pueden darnos.  Teniendo en cuenta además que depende absolutamente del atleta y de sus características físicas y emocionales. 
 
En este sentido es muy difícil trabajar con estándares y tablas medias por ejemplo de potencia media relativa o fc media relativa, así como comprender y aplicar correctamente las fórmulas de variabilidad o eficiencia basándonos en medias o ejemplos o cuadros de ratios de w/kg al FTP que no tienen en cuenta otros determinantes individuales o circunstancias puntuales o temporales.
 
Sólo un conocimiento correcto y sin fisuras de cada uno de los parámetros y su correcta lectura y utilización 
conseguirá que podamos tomar correctas decisiones de entrenamiento de cara a conseguir mejoras continuas que además se mantengan e incorporen. En este aspecto un entrenador profesional y con experiencia obviamente puede extraer información de estos gadgets de modo que pueda, teniendo en cuenta el atleta y sus objetivos y metaobjetivos, valorar y trabajar sus puntos fuertes y débiles.
 
No saber leer los gráficos o datos así como centrar nuestro trabajo en números estándares impersonales sólo puede conducir a frustración por no comprender los resultados, no llegar a los previstos o desequilibrios en la línea de eficiencia, lesiones por cargas incorrectas, etc.

¿Son pues necesarios los gadgets para aumentar el rendimiento? Son un gran aliado siempre que sepan leerse y usarse. Pero todos son imprescindibles o no todos en todos los casos. Lo mejor es dejarse aconsejar por tu entrenador  que no tendrá intereses comerciales.
 
En el momento que te planteas una mejora en tu actividad física y el inicio en el deporte competitivo, válgala redundancia, un pulsómetro es imprescindible. Es quizás el parámetro más asequible en lo que a comprensión y utilización se refiere para la mayor parte de los usuarios. El GPS hoy en día lo llevamos todes en esa protuberancia que nos ha salido en el cuerpo (el móvil :P)
 
El resto de gadgets, que en muy poco tiempo ciertamente han conseguido hacerse asequibles al público, sólo serán eficientes si tienen en cuenta:
 

¿Qué debo valorar al decidirme a ocmprar?

a). La tecnología avanza muy deprisa y muy probablemente determinados parámetros puedan tomarse directamente de la muñeca o a distancia. Sin embargo a día de hoy LA FIABILIDAD es importantísima a la hora de decidirse a hacer un gasto que no es moco de pavo. 
 
b). La calidad de sus componentes y fabricación. Un gasto tan  elevado supone un uso continuado e intenso del gadget en sí. Es importante no tener que preocuparse por fallos o roturas imprevistas. La DURABILIDAD  de este tipo de aparatos es un factor importante a la hora de elegir.
 
c). La CONECTIVIDAD es factor imprescindible. Hay que tener en cuenta que tenga distintas formas de conectar con nuestro ordenador, Tablet o Smartphone de manera que nos permita monitorizar, administrar y gestionar nuestros datos/gráficos de la forma más eficiente y rápida para rentabilizar nuestro tiempo.
 

d). Precisamente en el mismo campo de la conectividad LA SEGURIDAD es también imprescindible. Si bien a día de hoy está muchísimo más delimitado y limitado el acceso para no encontrarnos con molestas caídas del sistema o cruce de datos, incluso el acople de otros aparatos electrónicos externos a nosotros, sigue siendo imprescindible fijarse y elegir opciones que nos permitan esa seguridad, tranquilidad e incluso, intimidad.
 
e). El último concepto y no menos importante a tener en cuenta  la hora de decidirnos por adquirir un gadget de los disponibles en el mercado es que la utilización sea INTUITIVA. Es importante sobre todo en el caso en que decidamos trabajar con todos los parámetros, ya que es necesario que seamos capaces de gestionar todos los datos de forma simple para que podamos aprender a que esa misma gestión sea también lo más eficiente posible.

Si no dispones del presupuesto adecuado para llegar a cubrir correctamente estos puntos es mejor esperar. La velocidad a la que avanza la tecnología y su asequibilidad van rápido. Un gadget no se revenderá en un buen precio. En todo caso perderá valor. Por ello INTENTA SIEMPRE INFORMARTE ANTES DE EMBARCARTE EN UN GASTO COMO ESTE que puede resultar SUPERFLUO.  Habla con tu entrenador y él será quien te aconseje, conociéndote, la mejor opción para que te  ayude a car tu  máximo rendimiento. 
 
La tecnología puede ser nuestra aliada si sabemos relacionarnos con ella de forma responsable y consciente. Sobretodo, como siempre, la razón, la inteligencia y la templanza nos ayudarán a tomar la mejor decisión y en el momento adecuado.