LA MIEL CON FRUTOS SECOS

16.01.2017 14:15

LA MIEL

En rcr19 somos amantes de la miel. Además de ser un alimento muy versátil que se puede utilizar para endulzar o como complemento en postres, ensaladas o desayunos… Es un alimento completísimo que podemos incluír en nuestra dieta, siempre sin abusar y trabajando el equilibrio pero que nos aportará una serie de beneficios increíbles que pasamos a enumerar:
 
Aunque resulte paradójico, la miel puede regular el azúcar en la sangre esto se debe al equilibrio entre luctuosa y glucosa el equilibrio favorece que el hígado forme glucógeno con la glucosa que pasa a estar disponible para el cerebro, el corazón, los riñones y las células rojas de la sangre mejorando el funcionamiento de los órganos y tejidos esenciales, eliminando la glucosa de la circulación es decir, reduciendo el azúcar en sangre.
 
Además las reservas de glucógeno de hígado evitan la liberación de hormonas del estrés 
En la miel están presentes la mitad de los aminoácidos existentes además de minerales, ácidos orgánicos y vitaminas y antioxidantes y es rica muy en fructooligosacáridos que se comportan en el colon de forma similar a la fibra vegetal por lo que se favorece la movilidad intestinal.
 
La miel natural es un gran recalcificante que ayuda a cuidar el cerebro y a prevenir la osteoporosis y los problemas óseos.
 
Y por supuesto es un magnífico antihistamínico.  Tomando miel de la zona donde sea habita dos meses antes de la floración de la zona se disminuye la posible alergia porque ayuda al cuerpo a aceptar sin rechazo el polen.
 
La miel también estimula la producción de ácido graso omega 6 que regulan los procesos hormonales en nuestro cuerpo y tiene propiedades antibacterianas y antifúngicas que estimulan el sistema inmunológico convirtiéndola en un genial antiséptico natural.
 

La miel con frutos secos

Esta mezcla la encontramos ya en muchos lugares envasada y preparada para utilizar o tomar. Si bien hay muchísimas distintas mezclas de frutos secos que pueden acompañar a los distintos tipos de miel, dependerá también de la zona donde se prepare. Desde las nueces solas a las más variadas mezclas cada cual con sus propiedades este alimento extraordinariamente rico es, como decíamos, muy versátil en la cocina y riquísimo también en lo que a sabor se refiere.
 
En Rcr19 y con la idea de conseguir el máximo beneficio para nuestro organismo os animamos a prepararlo cada cual a su gusto optando siempre por una miel de la zona en que vivamos para poder conseguir el efecto antihistamínico que mencionábamos más arriba ya que la virulencia con  que las alergias estacionales viene afectando cada vez a un porcentaje mayor de población debe ser tenido en cuenta y previsto en la medida de lo posible. 
 
Nuestra mezcla incluye las almendras, las nueces y los pistachos. 
 

Las almendras:

Las almendras están entre las mayores fuentes de vitamina E del mundo .Además son extraordinariamente ricas en magnesio que es un mineral imprescindible para el cuerpo humano ya que interviene en más de 300 procesos orgánicos, incluyendo el del control del azúcar en sangre, más interesante aun en esta preparación si cabe dado lo mencionado de la miel como equilibrador en este mismo proceso, con lo que podría ser muy útil para prevenir el síndrome metabólico y la diabetes tipo 2. Además de que el magnesio puede ayudar a rebajar la presión sanguínea.
 
Por otro lado las almendras son bajas en carbohidratos y ricas tanto en proteínas como en fibra que incrementan la sensación de saciedad.
 

Los pistachos:

 

Si es bien sabido que incluir frutos secos en la dieta diaria reduce el riesgo de padecer patologías cardiovasculares, dentro de ellos uno de los más ricos en grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas que reducen los niveles de colesterol “malo” en sangre es el pistacho.

De nuevo en esta receta nos hallamos  ante un alimento que reduce los niveles de glucosa en sangre y mejora la resistencia a la insulina en los casos de diabetes tipo 2 debido a su alto contenido en fibra, betacarotenos y procianidinas.
 
El pistacho, como la almendra, tiene un efecto saciante y prolongado pero además al ser rico en antioxidantes como la riboflavina, luteína, zeaxantina, gama-tocoferol… ayuda a proteger la vista y a combatir el envejecimiento de la piel, mejora el tránsito intestinal gracias a su contenido en fibra, es rico en fósforo que ayuda con la salud dental y debido a su alto contenido en lo anteriormente mencionado y de grasas saludable y esteroles naturales de las plantas mejora la vida sexual.
 
Si bien nos resultan especialmente interesantes por dos motivos: el potasio y el magnesio de los pistachos ayudan a reducir la presión arterial y la frecuencia cardíaca, es decir que reducen el estrés y es un excelente alimento para los deportistas ya que además de las proteínas vegetales, el fósforo y el magnesio que ya hemos mencionado, son ricos también en potasio.
 

Las nueces:

 

Muchas de las propiedades anteriormente mencionadas, como se extrae de las enumeraciones anteriores de propiedades de las almendras y los pistachos, son extensibles a muchos de los frutos secos. También en el caso de las nueces.

Si bien, es en este caso concreto donde nos encontramos con una propiedad interesantísima a tener en cuenta sobretodo ahora y de cara  prevenir la astenia primaveral: 
Las nueces ayudan a hacer frente a los dolores de cabeza asociados a estados de debilidad y decaimiento. De hecho, es en esta preparación, junto a almendras y miel, que lograremos un estupendo remedio natural para mejorar ese tremendo malestar. 
 
Además hay otras propiedades exclusivas de las nueces que las hacen imprescindibles en nuestra dieta. Por ejemplo en este fruto seco están naturalmente presentes algunos antioxidantes difícilisimos de encontrar en otros alimentos y que además de ser únicos son muy potentes, por ejemplo juglone quinona, tellimagrandin tanino y morín flavonol. Los polifenoles de las nueces sean ha demostrado como los que tienen la mejor eficacia entre los frutos secos y la más alta cantidad de actividad de lipoproteína.
 
Entre las propiedades destacadas de las nueces quisiéramos destacar una importantísima. Las nueces son un excelente aliado en el trabajo mental y, en consecuencia, en la salud mental. 
 
Las nueces contienen una serie de compuestos neuroprotectores, incluyendo vitamina E, ácido fólico, melatonina, grasas omega 3 y antioxidantes. De hecho se cree que pueden ayudar a incrementar el razonamiento inferencial en jóvenes así como esos mismos antioxidantes disminuyen la vulnerabilidad del estrés oxidativo propio del envejecimiento y mejorar la función cognitiva y motriz.
 
 
No están todas las propiedades de estos alimentos, sería imposible resumirlas para un artículo divulgativo de este tamaño. Pero sí las que creemos más interesantes y que más pueden influir en el día a día.
Si bien, y como punto final de este artículo hay que decir que ningún alimento en exceso es beneficioso, que en el equilibrio de nutrientes es donde podemos encontrar la clave para una salud fuerte y que, como siempre, el sentido común, la educación y el autoconocerse y autorespetarse es la única “terapia milagrosa” para llegar a nuestros objetivos de bienestar físico y emocional.