LA FRUTA Y SU INTERACCIÓN CON EL DESCANSO

28.11.2012 10:07

Muchas veces nuestros clientes o amigos nos realizan preguntas interesantísimas que seguro que vosotros también os habéis hecho. Ésta es de uno de nuestros clientes:

 

PREGUNTA:

"Me encanta la fruta y muchas veces después de cenar y del postre, cuando me entra algo de hambre y tengo ganas de picar algo, me como alguna pieza de fruta (manzana, naranja, Saroni o mandarinas), es correcto? O debería intentar quitarme esta “manía”?"

 

RESPUESTA:

"La verdad es que este hábito puede resultar poco adecuado debido básicamente a tres razones

 

1- Las frutas pueden ser junto a las verduras y los zumos cítricos los causantes de malestar, fermentan en el estómago y hacen que produzcamos una serie de ácidos que pueden provocarnos acidez.

2- De la misma forma estimulan los nervios del estómago que se sensibilizan y pueden hacer que sintamos aún más hinchado el estómago y además le hará trabajar para rebajar esa sensación por lo que el descanso no será óptimo.

3- La fruta contiene fructosa que es un tipo de azúcar.El azúcar blanco se metaboliza muy rápido produciendo una subida rápida de energía aunque la bajada posterior también es rápida e intensa.En cambio la fructosa, se absorbe y se almacena en el hígado de forma que poco a poco se transforme en glucógeno. Por ello tomarla por la mañana con el café puede ser positivo para encarar los esfuerzos diarios. Sin embargo, por la noche, puesto que la fructosa acaba transformándose en glucosa tendremos un exceso de energía y trabajo metabólico que también impedirá el correcto descanso.

Es por todo ello que te recomiendo tomar esa pieza de fruta que te gusta junto con el postre de la cena. 

Después, como os recomedamos habitualmente, esperar una hora antes de acostarte.

Y si echas de menos algún capricho en ese momento lo mejor es tomar una infusión natural sin azúcar (máxime una gota de sacarina). Sobretodo descafeinada. Hay muchas fórmulas que ya mezclan hierbas relajantes.  Además verás que dispones de distintos sabores que incluyen desde fresa, a melocotón, etc... También puedes comprar un amplio surtido de infusiones de sabores en las tiendas especializadas en té. Son infusiones de distintos sabores sin cafeína que venden a granel y que, aunque suelen incorporarse al té, puedes también mezclarlos con otras infusiones más relajantes como la tila, la melisa o la valeriana. 

De todas formas, a la hora de variar hábitos es importante también que valores las necesidades emocionales que tienes y el handicap que supone para ti psicológicamente. Es muy recomendable que leas nuestro artículo "la alimentación un instinto primario". https://www.rcr19.es/news/la-alimentacion-un-instinto-primario/"

 

Pregúntanos cualquier duda que te surja. ¡Recuerda que estamos siempre para lo que necesites!