EL MEJOR MOMENTO PARA EMPEZAR ES HOY

15.02.2017 11:58

EL MEJOR MOMENTO PARA EMPEZAR ES HOY

¿Por qué?

Por que no puedes seguir aplazando lo que ya sabes:
- Necesitas reorganizar tus metas y objetivos
- Reordenar tus prioridades 
- Diagnosticar de forma correcta tu estado actual y las variantes físicas y emocionales que marcan tu proceso.
- Aprender a separar el trigo de la paja entre tanta información como nos envuelve a día de hoy para sacar de nosotros el mejor rendimiento
Es cierto, estamos en el mundo de la información, pero el exceso de la información y la carencia de filtros nos hacen vivir en un continuo experimento de prueba de técnicas y productos buscando un resultado que es imposible lograr sin seguir las tres máximas básicas:
- Orientación profesional
- Aplicación de tempos adecuados (paciencia, constancia y perseverancia)
- Sentido común

En la actividad física se requiere un esfuerzo físico y mental muy importante. Obviamente lograr perseverar consigue buenos resultados en nuestro estado de forma y salud. Sin embargo, en lo que al deporte se refiere, lo que buscamos va más allá. La meta es un rendimiento que nos permita conseguir cumplir con unos objetivos o metas que cada cual nos marcamos. 
No, no existen métodos mágicos ni productos milagrosos que logren que consigamos ese rendimiento. No hay piscinas que reduzcan la resistencia al agua, bicis que no necesiten que pedalees o raquetas que peloteen solas. Tú eres la primera y única herramienta de la que dependerá tu resultado.
Sin embargo, sí hay una fórmula que permite conseguirlo teniendo en cuenta esa premisa:
Motivación + formación + planificación + constancia  + tiempo

Eso sí cada uno de estos conceptos tienen una significación distinta dependiendo de la persona. 
Si realmente queremos lograr un resultado concreto es muy importante contar con la orientación y soporte de profesionales así como trabajar en las siguientes ideas hasta aprenderlas e interiorizarlas:
- Las metas son absolutamente personales, el camino para llegar a ellas también.
- Tu plan de entrenamiento debe estar adaptado a ti y tus circunstancias y buscar la consecución de un objetivo. Ganar al vecino cada fin de semana y hacer un tiempo concreto en la Tondo (por ejemplo) no es compatible.
- No puede conseguirse nada con un plan de entreno estándar. Debes tener en cuenta el objetivo pero también el adaptarte diariamente a cada circunstancia que te rodea, desde la meteorología hasta las puntas de trabajo en la oficina, por ejemplo.
- Nuestra autoestima no depende de la comparación con los demás. Son nuestros números y resultados del plan de entrenamiento diario lo que nos marca cómo vamos y es algo individual y que no permite inclusiones “cuñadísticas” sino consenso, confianza y trabajo con tu entrenador.
- Los tiempos destinados a tu deporte deben estar marcados y no salirte de ello.
- Aplicaciones, grupos de whatsapp, redes sociales, etc… son armas de doble filo. Pueden ayudarte a mantenerte motivado, informado e incluso ayudarte a llevar un control. Pero ojo por que las comparaciones, opiniones, infoxicación etc. pueden dar al traste con todo el trabajo que realices. Limita el tiempo o aumenta tus intereses para salirte un poco del monotema.
- Trabajos como la flexibilidad, la nutrición, etc… no son sólo ítems en tu entrenamiento, son hábitos de vida saludable que debes incorporar independientemente del ciclo de entreno en que estés.
- Siempre, siempre, siempre se puede mejorar. Eso sí, a la hora de proyectar el camino hay que tener en cuenta todos los aspectos que influyen en nuestro día a día. Priorizar lo que para nosotros es importante. Y mantener posteriormente la mente fuerte en ese aspecto.
- Confía en ti. No te rindas. No te asustes. Olvida tu entorno. Cierra filas con tu trainer y haz el camino sin salirte al de los demás. Tu camino es tuyo y lleva a tu meta. El de los demás es suyo y lleva a la suya. Imitando, usurpando o persiguiendo jamás lograrás llegar a tu final.
 
Échale un vistazo a www.rcr19.es y cuenta con nosotres para que vayamos juntes por fin a esa meta que llevas persiguiendo tanto tiempo y que no logras alcanzar.