DE CÓMO FUE EL 2017 PINTADO DE PINK

14.12.2017 14:01

Este último año de Pink Team ha sido excepcional en todos los aspectos y queremos compartir con todos vosotros su importancia.

Con los que fuisteis primero y gracias a los cuales se pudo dar comienzo a este maravilloso proyecto en el año 2014: Toni, Jose, Jacinto, Jesús, Alex, Andrés, Xavi, Oriol, Suky… seguro que nos dejamos a alguien, seguro que nos perdonará, y es que en momentos así nos embriaga la emoción del recuerdo y sobretodo la emoción del camino andado.

Tampoco hubiese sido posible llegar a hoy sin la unión y el apoyo que de inicio recibimos del Club Ciclista Vallés que nos permitió pintar por primera vez las carreteras y montañas de rosa o del equipo Sterrato que apostó en nuestros momentos más duros por mantenernos a flote y nos permitió conocer a muchas de los jabalís y jabalinas que a día de hoy siguen pintando de rosa.

No podemos estar más agradecidos. Nunca nos habéis dejado solos y siempre, de un modo u otro, habéis luchado por el pink power. Y es que el rosa, cuando se prueba, se queda dentro para siempre (aunque sea un poquito ;) )

No ha sido un camino fácil. Apostar por nosotros no era sencillo y tanto los que ahora estáis un poco más lejos como los que seguís aquí a nuestra vera habéis vivido con nosotros un cambio y crecimiento tanto a nivel personal, como profesional, como entidad que ha sido a veces difícil de entender, a veces muy ilusionante, a veces complicado y a veces muy gratificante. Un crucero de experiencias a cada cual más intensa y más llena de aprendizajes.

Hoy no vamos a decir que ya hemos llegado a puerto. Hemos aprendido que no hay puerto al que llegar ni debe haber ganas de amarrar el barco. Al menos mientras navegamos vivimos y no hay marinero que se haga experto en mares tranquilos. Las olas nos curten, las tormentas nos enseñan y el único camino que podemos ver es el de las estelas que dejamos atrás y, como dijo Machado, no debemos volver a pisar.

Hoy el mundo es un mar lleno de rincones que explorar. Hemos descubierto que todo aquello que pensábamos que ya sabíamos no eran más que creencias. Hemos constatado el poder de los condicionantes y determinantes sociales/culturales/familiares. Hemos aprendido que nos mandaron a navegar mirando sólo adelante y que si miras más allá, en las estrellas o en las corrientes del fondo marino, es donde puedes descubrir la verdadera experiencia que ofrece la alta mar.

Y ahí andamos… un año más que corre en el calendario, un año más donde muchas pinkis siguen pintando de rosa el mundo del deporte, de la actividad física y el mundo en general con lo que no son valores distintos, si no más y más amplios que el primer día.

Un equipo donde no somos de 10. No es lo nuestro. Somos el 19 por que nuestro objetivo es andar el camino de 1 a 9 sabiendo que el 10 ni existe ni es necesario. Un equipo donde cada cual está en un punto distinto de conciencia en distintos campos de la vida y donde todos nos hemos declarado dispuestos a hacernos permeables a lo que esa experiencia nos puede aportar. Donde queremos aprender sí, pero primero a respetar. No somos un pensamiento único, ni lo quisiéramos. Surgen a veces debates, conversaciones incluso momentos crispados donde enfrentamos ideas opuestísimas. Pero si de algo estamos orgullosos en especial el último año, es de haber aprendido a escuchar, respetar y tolerar lo diferente en pensamiento, idea y/o hecho y ese, aunque parezca poco, nos parece uno de los mayores logros del equipo PINK  2017. Es sencillo, el que quiere aprender, cambiar, debatir, habkar y crecer puede hacerlo. Con nosotros. El que no también. Más lejos. Pero nosotros intentaremos que el mundo cambie y eso, no puede hacerse sin que cambien las personas. Sin que cambiemos todos y todas. Al menos un poquito cada año.

También gracias a Toni Torrejón y Sandra Estepa que forman un magnífico tándem que trabaja en el mundo del deporte por conseguir dar visibilidad y dotar de recursos a diferentes entidades y proyectos solidarios, este año pudimos comenzar a explorar el camino de la solidaridad y el altruismo y estamos muy orgullosos de poder decir que ahí nos quedamos y nos quedaremos. Que esa chispa de compromiso social y responsabilidad individual ha prendido en muchas de nosotras y que juntas seguiremos proyectando y trabajando por lograr aumentar ese trabajo solidario.

Este año además de todos y cada una de los jabalis y jabalinas vamos a pelear mucho para trabajar de vuestra mano dos pilares importantísimos. Raúl Cruz y Míriam Pasalodos, juntos, van priorizar: LA LUCHA CONTRA EL MACHISMO Y LA VISIBILIDAD Y DESESTIGMATIZACIÓN DE LA SALUD MENTAL. Desde nuestra experiencia vital, compartiendo más si cabe el día a día, hablando sin miedo y libremente de muchísimas cosas que siguen siendo tabúes sociales y que, sabemos que no puede seguir siendo así. Retomando la práctica deportiva y potenciando con nuestras elecciones el deporte y actividad física solidarias.

Por que quizás el lema que más queremos que nos represente desde hace tiempo y en el futuro es #yonomecallo por que como escribimos en la página web de Rcr19 :

El silencio te hace cómplice

Y

Las palabras perpetúan el imaginario colectivo.

Todos somos responsables del mundo que nos rodea, por eso todos tenemos la posibilidad de cambiarlo. No menospreciaremos jamás el poder de todas vosotras y nosotras. Las que estuvisteis, las que estáis y las que estaréis.