CRÓNICA VALLTER 2000 - 2019

25.08.2019 17:02
 
Partimos de la base de que mi planificación de entrenamiento hoy por hoy prioriza otras cosas por lo que llegaba a la carrera sin una preparación específica, ni de puertos largos ni de altura.
 
Así que con la disponibilidad que había me planifiqué entrenamientos orientados a llegar lo más fresco posible en los últimos días.
Durante la última semana la carga fue baja y apostamos a que jugaríamos con las capacidades de que disponemos. No nos habíamos trasladado a realizar ningún tipo de entreno de subidas en puertos pirenaicos ni del Montseny.
 
A nivel nutricional prestamos atención a la cocina con idea de preparar menús que nutricionalmente fueran muy completos y potenciasen aquello que íbamos a necesitar más. Aun así, durante la semana Míriam no me impuso restricciones por lo que tomé bebida de soja con cacao, helados, galletas, etc.. sin problema. En nuestras redes sociales podéis ver algunas de las preparaciones y recetas de estos días previos a una cita deportiva. (RECORDAMOS QUE NOSOTRES LLEVAMOS UNA DIETA 100% VEGETAL).
 
Desde el viernes por la noche con una cena con alguna variación a los viernes habituales (masa de pizza casera de harinas de quinoa y trigo y semillas en lugar de “normal” y un buen tofu entre otros toppings) comenzamos un cuidado más específico. 
 
Eso sí prestando atención al descanso y sueño para que el horario del día siguiente de comidas concordase con la hora de la carrera. (Dormí tarde jugando a la consola para levantarme más tarde de lo habitual y que desayuno y comida fueran en las horas adecuadas 10:00 y 13:15)
 

CARRERA

Llegamos con tiempo suficiente para gestionar la búsqueda del dorsal, etc.  Y que sobrasen unos 20-25 minutos para rodar suave. No era necesario más por que en la carrera iban a participar muches ciclistas de altísimo nivel con lo que era poco probable que se hicieran huecos en el pelotón. Además el recorrido comenzaba con unos 35 kilómetros de carretera muy buena, ancha y con muchos tramos rectos. Por todo ello el calentamiento “bestia” o en rodillo era totalmente prescindible, esos 20 minutos de rodaje tranquilo hablando y saludando a la gente era suficiente. 


Lo que sí es siempre importante y aquí no fue una excepción fue la colocación. Buscar un lugar delante y bien colocado evita riesgos y peligros y permite rodar de forma más eficiente en el pelotón. Y es que precisamente este ítem es clave. Aprender a rodar en pelotón y mantener la mente fría para poder gestionar la situación marca la diferencia. Probablemente fuera éste el tema que más me preocupase después de tantos años pero la experiencia y el haber aprendido de joven me permitió rodar bien y sin tensión en los trapecios de ir tocando freno, por lo que esa primera prueba estaba superada. 
 
La intención después era mantenerse en la cabeza de pelotón, aprox. Entre los 20 primeros, en el centro de la calzada y sin perder la posición, comiendo y viviendo tranquilamente sin tensión ninguna y disfrutando a tope. El avituallamiento que estaba previsto en vilallonga de Ter pude hacerlo sin problema.
 
A partir de Llanars hay que decir que sabíamos que se lanzaban otras categorías que van a un ritmo distinto y es por ello que tocaba mantenerse alerta, suelen hacerse embotellamientos y aunque nuestro pelotón no aminora, debemos sortear a quienes sea necesario por lo que se hacen látigos que ayer pude salvar correctamente ya que me noté a un alto nivel cognitivo. De nuevo otro objetivo conseguido.
 
Pasado el cruce de Tregurá toca estar muy atento. Empieza a notarse que el camino va haciendo mella y las fuerzas comienzan a resentirse. Hay que intentar fijarse muy bien por que algunos corredores ya no son capaces ahí de remontar posiciones y es por ello que mi idea era ir lo más adelante posible para evitar un susto fácilmente evitable con una buena colocación y estrategia. 
 
Al ser consciente que era una persona que no iba a disputar la carrera no quería en ningún caso proteger las posiciones delanteras a toda costa, por que considero que ese es un privilegio que se merecen quienes están ahí disputando, esforzándose y las personas que sí van a “hacer algo”. Intenté lo más posible no entorpecer a los demás. 

Y así llegué a puerto, comenzándolo en torno a la posición 50 aproximadamente y lo que percibí fue que se comenzaba a tope. Muy a tope. Y si bien hay personas capaces de subir un puerto así empezando a tope y acabarlo igual, muchas personas no van a poder aguantar ese ritmo. 

En un puerto así toca pensar y llevar una estrategia diseñada en casa. Por mis entrenamientos previos y los cálculos que había realizado sabía que siendo ambicioso y si todo había ido bien podía mantener 4,6 w/kg. En entrenamiento me cuesta moverlo de forma constante pero por eso había previsto una semana para llegar descansado y además contaba con el plus mental de la motivación de volver a llevar un dorsal de competición. Así pues la idea era mover esa potencia en una zona cardíaca aproximadamente zona 5 baja en mi caso y al comenzar constaté que podía hacerlo, que estaba muy motivado para sufrir hasta arriba y además el sentirme feliz y liberado corriendo sin presión y rodeado de gente de tantísimo nivel me iba insuflando energía extra. El avituallamiento del primer descanso de puerto del gel de cafeína pude hacerlo también sin problema.
 
Con la ayuda del potenciómetro para mantener una constancia y prestar también a tención a la cadencia para que no bajase de 70 en ningún caso y de ese modo no malgastar fuerza innecesaria, pude subir el puerto en 40 minutos. 3 menos de lo previsto en mis cálculos más optimistas. El ir pasando a personas que habían comenzado más fuertes pero había vaciado demasiado pronto y no verme yo superado me ayudaba a mantener la concentración en el Garmin y el ritmo constante. Esa mejora tiene más que ver pues con la cabeza que con las piernas. 

En lo que se refiere al tiempo total de carrera tenía previsto 1 hora y 40 minutos de nuevo en el cálculo más optimista, que al final quedaron en 1 hora y 35 minutos por lo que mucho más que satisfecho con el resultado. Si bien, este último dato depende del ritmo que lleve el pelotón y ayer éste fue cómodo y seguro.
 
Los dos objetivos que me había propuesto se superaron:
1 – Llegar a SetCases aguantando en el pelotón, conseguido.
2 – Quedar a menos de 10 minutos del primer clasificado, al final fueron aproximadamente 5 minutos, conseguido.
Está claro que con una buena preparación dentro de las posibilidades reales de cada uno y con templanza e inteligencia puede aprovecharse, como hice yo, mis recursos al máximo. 
 
Ayer hice tanto como podía, la satisfacción es absoluta, no sólo por haber superado las predicciones más optimistas si no por que además una de las dificultades que podía encontrar que era volver a rodar en un pelotón de competición, manejar la tensión etc. fue muy bien. La comida también podía ser un punto de nerviosismo ya que era la primera carrera competitiva tras cambiar a una dieta vegana y sin embargo ningún problema. Y esto es por que no se me presentaba el día con ningún estrés por lo que mi mente no se tensaba y buscaba para ello mis puntos flacos. Al revés. Iba con los datos claros, sabía mis números, posibilidades, conocía el terreno, etc.  Iba con mucha ilusión y concentrado. Nada más. Y eso fue viento en las alas. 
 

Los números finales son estos:

  • 6º de la categoría, mismo tiempo que el 5º
  • A sólo 1 minuto del pódium
  • Mi familia pasando una tarde genial en Setcases
  • Un montón, pero montón de palabras y mensajes de cariño de muchísimas personas que ayer me hicieron sentir FELIZ.
  • El 105 de la Stevens da guerra, ayer todo en la bici funcionó, aunque algunos amigos me dijeran “Dónde vas con eso?” jejeje 
 

Si referenciamos la carrera de ayer con las otras muchísimas veces en que he subido a Vallter nos sale que la de ayer es una de las subidas más rápidas:

De hecho es la tercera participación más rápida.

Desde que tengo Strava la segunda subida más rápida que hago.

Las veces que había hecho pódium  absoluto (3º en 2009 y 2º en el 2010) había subido más lento de lo que subí ayer

He ganado 4 veces en mi categoría y tampoco ésta de ayer es la subida más lenta.  

Globalmente pues los tiempos hablan y el resultado en la jornada de ayer fue, para mí, magnífico.
 

Por último, los números que me han llevado hasta ahí:

  • Entrenamiento lunes, miércoles y jueves máximo 2 horas (aunque pocas veces he llegado a hacerlas enteras)
  • Entrenamiento sábados 3 horas.
  • (con absoluta flexibilidad para fechas importantes, para temas familiares, meteorología… sin sustituir ni añadir entrenamiento cuando no se ha podido)
  • Nutrición 100% vegetal (muy casera) pero sin restricciones
  • Un verano de muchas buenas pateadas turísticas a pie.
  • Una bicicleta de gama media-baja
  • Gasto total al año en la bici de carretera en la temporada 2019: 50€ (sin inscrip. ni gastos carreras/marchas)
  • 8 libros entre ellos La ceguera, La metamorfosis, Sapiens, Cumbres míticas, Tocados…
  • Un montón, pero un montón, de celebraciones con familia y amigues.
  • Muchas risas y muchos días menos divertidos.
  • 1 visita mensual a Psiquiatra y psicólogo

Y LO MÁS IMPORTANTE

  • 1 hijo y 1 hija increíbles.
  • 1 amiga, compañera, socia, Míriam. :)